Consejos para no engordar durante las vacaciones de Semana Santa

Obesidad López-Nava consejos para no engordar en vacaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como ocurre con las vacaciones de verano o las de Navidad, las vacaciones de Semana Santa, además de unos días de descanso, son un peligro para nuestro plan de adelgazamiento. En estas fechas de relajación, también solemos relajar también nuestra rutina de ejercicio y nuestra dieta, con lo que fácilmente podemos recuperar en unos días lo que hemos perdido con esfuerzo durante semanas. Para que a la vuelta de las vacaciones no tengamos que lamentarnos y arrepentirnos, veamos unos pocos consejos para no engordar durante las vacaciones.

No abandones la dieta.
Durante las vacaciones es más difícil seguir la dieta ya que muchas veces comemos fuera de casa. Sin embargo, no debes saltarte tu plan de alimentación porque es mucho más complicado perder esos quilos de más que hemos ganado durante las vacaciones que resistir a la tentación y seguir con la dieta establecida por el equipo médico. Sé exigente si comes fuera de casa para evitar excesos.

Sigue tu horario habitual en las comidas.
Estos días de vacaciones solemos relajar nuestro horario de comidas, y eso es un gran error. Seguir el horario habitual evitará que piques entre horas y que cometas excesos durante las comidas. Variar las horas de ingesta habituales puede provocar un pequeño cambio en el metabolismo que afecte al proceso de absorción de los alimentos, a la sensación de hambre y de saciedad. Seguir el horario habitual de comidas es tan fácil de cumplir como determinante en tu dieta.

Realiza actividad física diaria.
Aunque estés de vacaciones no debes dejar de realizar ejercicio. No es necesario que practiques tu rutina habitual de ejercicio: basta con que practiques algún tipo de actividad física, adaptada si lo crees oportuno a tus días de descanso. Dar un paseo por la playa o la montaña, a pie o en bicicleta, bailar o nadar son excelentes alternativas para practicar actividad física sin dejar de disfrutar de tus vacaciones. El ejercicio y las vacaciones no son incompatibles.

Limita la ingesta de alcohol en las comidas
El consumo de alcohol suele aumentar durante las vacaciones, así que intenta limitarlo. En su lugar, bebe agua, infusiones o zumos.

Las vacaciones (de verano, de Navidad, de Samana Santa…) son épocas peligrosas. La relajación de nuestros hábitos, la tentación cuando comemos fuera de casa, el hecho de confundir el tiempo de descanso con la falta total de actividad física, por citar unos pocos, son algunos de sus problemas. Si conseguimos superar estos días sin dificultad, es decir, sin recuperar peso perdido, podemos estar seguros que seguir con el plan durante el resto del año será muy fácil.