Causas de la obesidad y tratamiento para adelgazar con el balón gástrico

La obesidad es, en la actualidad, la enfermedad que más preocupa junto con el cáncer. Por ello, en ocasiones nos hemos referido a ella como la nueva plaga del siglo XXI.

Los profesionales de la medicina especializados en tratamientos para adelgazar con el balón gástrico oímos cada día las experiencias personales de pacientes desesperados.

A los motivos estéticos, que influyen psicológicamente y en la integración social, se suman otros de índole médica, que revisten mayor gravedad.

Causas de la obesidad

Las principales causas de la obesidad suelen dividirse en ambientales e intrínsecas.

Las causas ambientales que llevan a muchos pacientes a implantarse el balón intragástrico se sustentan, en muchos casos, en los hábitos de consumo heredados y la actitud frente a la alimentación.

Así, existen familias donde desde niños se inculca a los futuros pacientes la ingesta de grandes cantidades de comida, cenas copiosas, dietas a base de comida rápida, regalos para médicos de golosinas como «premio», etc.

La publicidad también puede convertirse en un agente externo importante, porque alienta al consumo de alimentos ricos en calorías (hamburguesas, pizzas…); un bombardeo que complica nuestra capacidad de resistencia a las «tentaciones» que almacenamos en la despensa.

En cuanto a las causas extrínsecas de la obesidad que más tratamos con el balón gástrico, destaca el metabolismo y la genética, incluso la alteración hormonal.

Cómo sobrevivir a la epidemia de la obesidad: Balón Intragástrico

Por muy desesperado que esté un paciente por adelgazar, debe ser consciente de que no existe una solución inmediata.

Si se busca una pastilla milagrosa, le aconsejamos desechar esa idea y concienciarse de que la pérdida de peso es un proceso a medio y largo plazo. Las populares dietas «yo-yo» pueden hacerle recuperar más peso del que en un inicio perdió.

Sin embargo, sí existen tratamientos como el balón intragástrico que dan unos resultados bastante próximos al término «milagro»”, en tanto en cuanto permiten perder hasta 24 kilos en seis meses; cifra que puede aumentar si se combina con una dieta adecuada y ejercicio físico.

El tratamiento con el balón intragástrico es relativamente rápido, sencillo y efectivo, como hemos explicado en anteriores artículos, pero, ante todo es real.

El paciente adelgaza con el balón durante un período limitado de peso, aproximadamente seis meses.

Esta técnica propicia la pérdida de peso al provocar una constante sensación de saciedad, que ayuda a asimilar una reducción en la ingesta de alimentos.

Para adelgazar con el balón gástrico es fundamental mentalizarse y modificar los hábitos de vida.