Trucos para darnos cuenta de lo que estamos comiendo

Hay muchas formas de darnos cuenta de lo que realmente estamos comiendo y por ende, impactar en la manera en la que actuamos frente a los alimentos. Te invitamos a seguir los siguientes consejos que te ayudarán a pensar antes de comer.

– Cambia de mano: si eres derecho, una buena forma de comenzar a poner más atención en lo que comes, es cambiar los cubiertos de mano. Intenta tomar la cuchara o el tenedor con la mano izquierda, esto hará que te tengas que fijar más en lo que estás comiendo y no lo hagas sólo como un movimiento automático.

– Suelta los cubiertos en cada bocado: estamos acostumbrados a no soltar la cuchara o el tenedor hasta que terminamos de comer todo lo que se encuentra en el plato. Esto en ocasiones provoca que incluso antes de deglutir un bocado, ya estemos comiendo el siguiente. El soltar los cubiertos entre cada bocado, te da oportunidad de masticar correctamente los alimentos, saborearlos y únicamente comer el siguiente bocado cuando tu boca haya quedado vacía. El hacer esto te ayudará a comer más despacio y a que identifiques más fácilmente las señales de saciedad.

– Solamente come: muchas personas tienen la costumbre de cenar frente al televisor o de leer el periódico durante el desayuno, incluso hay personas que aprovechan los altos o el tráfico para ir desayunando o en su defecto, terminan comiendo en la oficina o en el salón de clases. Es muy importante designar no solo un espacio para la comida, sino también un tiempo exclusivo. El hacer otras tareas mientras comemos, quita la atención a lo que estamos consumiendo, esto puede fomentar el que se consuman más calorías de las que se necesitan.

– Efecto pistache: el trabajar para obtener la comida es una buena estrategia para comer despacio y notar la cantidad de comida consumida a partir de las cáscaras o desechos que vas dejando en el plato. Esto sucede por ejemplo con los pistaches o los cacahuates con cáscara, ya que el hecho de tener que pelar cada uno de ellos, nos obliga a detenernos, trabajar por el alimento, consumirlo y volver a realizar de nuevo todo el proceso. Lo mismo sucede con algunas frutas que tienen semillas o que deben pelarse, por ejemplo comer una naranja en gajos, pelar un mango, comer cerezas, pelar lichis, quitarle las semillas a la sandía, desgranar una granada, etc.

– Usa platos más pequeños: la vista suele ser un arma muy poderosa para el cerebro y en este aspecto utilizar platos más pequeños para servirnos la misma porción de alimentos a la que estamos acostumbrados hará creer a nuestro cerebro que verdaderamente estamos comiendo un plato rebosante de comida. Otra opción es utilizar un plato de tamaño normal y dividirlo en dos, un medio llenarlo de frutas y verduras y la otra mitad de cereales, tubérculos y proteínas.

– Una fruta antes de comer: si a la hora de la comida eres de los que tienen mucha hambre y terminas comiendo de más, comer una fruta antes de comer podría ayudarte a disminuir el hambre y a tomar mejores decisiones en relación a tu alimentación. Comer una manzana, una pera o cualquier otra fruta rica en fibra ayuda a que comas menos en la comida principal, ya que te sentirás satisfecho más rápido.

– Si tienes hambre, toma agua: es muy común que nuestro cerebro confunda la sensación de sed con hambre. Esto es tan sencillo como que cada que sientas un poco de hambre, toma un vaso de agua, si luego de un rato la sensación de hambre prevalece, entonces probablemente si necesites realizar alguna colación. Muchas veces nuestro cuerpo lo único que necesita es hidratarse. 

Fíjate cómo te sientes: cada que termines un plato, fíjate cómo te sientes en relación a hambre, sed y energía. Escuchar a tu cuerpo y las señales que te da te ayudará a conocer mejor cuando realmente tienes hambre, sed o simplemente antojo.

Todos estos son consejos se pueden poner en práctica en tu vida diaria. Verás que si realizas algunos o varios de estos, al cabo de algunos días notarás que estarás comiendo menos. Ya sea porque te estás permitiendo comer más despacio, masticar más, haciendo caso a las señales de tu cerebro, engañando a tu cerebro con trucos visuales o simplemente siendo más consiente.

(Trucos, calorias, perdida, peso, adelgazar, Lopez Nava, Tratamiento, Obesidad, ayuda, Reducción, Estomago, Madrid)