Balón intragástrico y dietas correctas

Tras el tratamiento del balón gástrico o balón intragástrico es muy importante un asesoramiento dietético, que ayude a perder peso mediante una alimentación sana y que evite su ganancia tras la retirada del balón intragástrico. Después le explicamos de que manera se debe comer antes de la colocación del balón hasta su retirada.

El balón gástric es un tratamiento por las que muchas personas se interesan para perder peso. Este tratamiento ayuda a perder peso con rapidez y sin el sacrificio de una dieta estricta. El paciente se sacia antes debido al espacio que ocupa el balón en el estómago, ingiriendo menos cantidad. Pero, es importante que la alimentación que se lleva durante el balón contenga todo tipo de alimentos, para que la dieta sea variada y equilibrada.

Balón gástrico y dieta: cómo comer antes de la colocación.

Ántes de la colocación del balón, el paciente debe seguir 3-4 días de dieta líquida. Ésta no se indica para que el paciente vaya perdiendo peso, sino para asegurar que el estómago e intestino están libres de residuos alimenticios en el momento de la implantación. Durante la dieta líquida se puede tomar todo tipo de alimentos líquidos, predominando la leche, yogur líquidos, zumos de frutas, sopas (de carne, pescado o verduras) e infusiones. Es importante no tomar bebidas estimulantes (té, café, cacao, o muchas destinadas a deportistas), carbonatadas (tipo cola o naranja), o alcohólicas, ya que pueden irritar la mucosa gástrica, de modo que cuando el paciente se coloque el balón tendrá una peor adaptación.

Balón intragástrico y dieta: cómo comer durante el primer mes tras la colocación.

A partir de la colocación del balón intragástrico, el paciente debe seguir una serie de pautas dietéticas con el objetivo de mejorar la tolerancia a los alimentos. Durante los primeros dos días, se debe tomar líquidos isotónicos y polos de hielo fríos con el objetivo de rehidratar. Es posible que el paciente tenga vómitos frecuentes durante estos dos días, ya que el estómago detecta un “cuerpo extraño” e intenta expulsarlo, generando contracciones abdominales que provocan los vómitos. Estos síntomas remiten a los dos días. A partir de estos dos días, el paciente sigue una dieta progresiva, dividida en 4 fases, de una duración de 7 días cada una de ellas.

1-Fase líquida: se incorporan alimentos líquidos y fríos, que no sean estimulantes ni irritantes.

2-Fase semílíquida: se incorporan alimentos de consistencia semilíquida. En esta fase se puede incluir sémola y tapioca en los caldos, así como purés semilíquidos de verduras acuosas y no filamentosas. También se puede introducir el yogur de consistencia normal. Durante la fase líquida y semilíquida, el paciente tiene un refuerzo a través de un complemento alimentario, que le proporciona la energía y los nutrientes necesarios para cubrir las necesidades diarias recomendadas.

3-Fase pastosa: los alimentos que se incluyen tienen una consistencia pastosa, se trata de cremas o purés que además de verduras, tengan un alimento proteico triturado. Frutas en puré etc…

4-Fase normal: en esta fase los alimentos ya implican una masticación, sin embargo siguen siendo alimentos de consistencia blanda fáciles de digerir; verduras cocidas, carnes magras guisadas, pescado hervido, huevos escaldados, pasta y arroz cocido.

¿Hay que “hacer dieta” con el Balón Intragástrico?

A partir de la fase normal, el paciente puede comer de todo, incluidas las verduras crudas y las legumbres. Es importante que después de la colocación del balón intragástrico, el paciente tenga clara la alimentaria por parte de un dietista, que le ayude a escoger los alimentos más recomendados para conseguir una perdida de peso de forma saludable, que le ayude a modificar o eliminar hábitos dietéticos perjudiciales para su salud, y que le pueda plantear platos adaptados a los gustos del paciente, menús semanales e incluso orientaciones a la hora de hacer “el carrito de la compra”. Estas pautas alimentarias, permitirán que a partir de la retirada del balón usted mismo lleve las riendas de su propia alimentación, evitando efecto rebote y recuperación del peso perdido.

Dieta en el Balon intragástrico, dias después de la retirada.

El paciente vuelve a tener una dieta líquida pobre en residuos que facilite la retirada del balón intragástrico al endoscopista. En ocasiones, los pacientes tienen un ritmo de vida muy elevado, que les impide realizar sus actividades diarias unicamente con líquidos, en estos casos, el paciente debe tomar un complemento nutricional que le indicará su médico o dietista.

Dieta en el Balon intragástrico, después de la retirada.

Debemos recordar que el balón intragástrico no es la Panacea. No se trata de un tratamiento definitivo, sino que se retira a los 6 meses. Por este motivo es necesario que el paciente tenga cierta disciplina dietética para modificar sus hábitos alimentarios y estilo de vida. Debe estar comprometido con el tratamiento para garantizar una perdida de peso saludable.