Consejos para no engordar durante las vacaciones de verano

Con la llegada del verano solemos relajar nuestro control sobre la alimentación y la actividad física y eso, sin duda, es un grave error. Es por ese motivo, para que dos meses no tiren por la borda el esfuerzo de todo el año, que os ofrecemos una serie de consejos para no engordar durante las vacaciones de verano fáciles y efectivos.

Recuerda que los tratamientos endoscópicos contra la obesidad (balón intragástrico, doble balón gástrico, método POSE, método APOLLO…) son altamente efectivos siempre y cuando se siga con el plan de alimentación y actividad física diseñados por el equipo médico multidisciplinar. Porque se trata de aprender a controlar la alimentación y el estilo de vida para así mejorar en salud y calidad de vida, no sólo para perder quilos.

1- Sigue con las 5 comidas al día.

Mantener tu rutina de alimentación te ayudará a controlar la sensación de hambre. Adapta tus comidas a tu horario de vacaciones, pero no te saltes ninguna. Una distribución correcta de la ingesta de alimentos es la base de una buena alimentación.

2- Evita picar entre horas.

El verano es una época muy propicia para caer en una de las peores tentaciones: picar entre horas. Evítalo, por ejemplo, siguiendo tu plan alimentario de 5 comidas diarias que ayuda a evitar la sensación de hambre. Si comes entre horas, que sea una fruta o unas verduras frescas aliñadas.

3- Realiza comidas ligeras y frescas y bebe mucho líquido.

En verano es necesario hidratarse más de lo habitual. Come alimentos frescos y bebe líquidos. Evita el alcohol y las bebidas azucaradas, y opta por zumo frutas, té o agua. Te ayudarán a ingerir los dos litros de agua diaria recomendados.

4- Sigue con tu plan de alimentación

Durante las vacaciones solemos comer fuera de casa, con lo que es fácil desatender la dieta. Evita los buffets libres o decide previamente qué comerás para evitar atracones. En los restaurantes elije con cabeza los platos. Escoge las comidas más similares a tu dieta y si es necesario pide que te preparen o adapten un plato. Evita salsas y helados.

5- Realiza actividad física.

No olvides practicar ejercicio durante las vacaciones. Recuerda que no es necesario acudir al gimnasio; puedes adaptar tu actividad física habitual a tu nueva rutina vacacional: da un paseo en bicicleta, haz excursiones por la playa o la montaña, ve a la piscina a nadar, juega a palas en la arena, baila… Realizar ejercicio del tipo que sea ayuda a quemar grasas y calorías. Disfruta de las vacaciones, por supuesto, pero que la dieta y la actividad física continúen trabajando. Durante el resto del año lo agradecerás.