El balón intragástrico: una solución para las enfermedades relacionadas con la obesidad

Muchos de los pacientes que optan por una cirugía de la obesidad, ya sea mediante la colocación de un balón intragástrico, el método Apollo o cualquier otra técnica, no solo pretenden perder peso sino también reducir los riesgos de otras enfermedades asociadas con la obesidad. La reducción de esos riesgos, pues, conlleva una mejora considerable en la calidad de vida y en la salud.

Gracias al balón intragástrico, podemos combatir y reducir los riesgos de las siguientes enfermedades relacionadas con la obesidad:

– Presión arterial alta
– Diabetes
– Enfermedades coronarias
– Altos niveles de colesterol
– Dolores musculares

En obesidad López-Nava, los pacientes que gracias al balón intragástrico (y al plan de dieta y ejercicio) consiguen adelgazar no solo pierden peso sino que también reducen los riesgos y dolencias que estas enfermedades podrían causar en su salud. Así pues, la cirugía de la obesidad no solo pretende una mejora estética sino que también consigue una mejora en la salud y en la calidad de vida, tanto a nivel físico como psicológico.

El balón intragástrico, acompañado de un plan de ejercicio y una dieta personalizada, puede sernos de mucha ayuda en nuestro combate para conseguir reducir de peso y, como consecuencia de esa pérdida de peso, para reducir el riesgo de otras dolencias que se agudizan con la obesidad.

Porque luchar contra la obesidad también es luchar contra la hipertensión, la diabetes, las enfermedades coronarias o los altos índices de colesterol

La técnica del balón intragástrico.