La importancia del psicólogo en el tratamiento de la obesidad

Todas las técnicas que se utilizan en la Unidad de Endoscopia Bariátrica se basan en el mismo principio: dividimos el estómago en dos partes, una pequeña, que es la que recibirá y procesará el alimento, y otra más grande que no recibe el alimento. El Balón intragástrico es la alternativa no quirúrgica temporal. El paciente tendrá en su interior el balón durante 6 meses en lo que iniciará sus nuevos hábitos que después habrá que mantener. El Método Apollo, una intervención con resultados para toda la vida, también incluirá la creación de nuevos hábitos.

Independientemente de la técnica utilizada, no habrá unos resultados definitivos si la persona no aprende a gestionar mejor su relación con la comida e implatar unos hábitos más saludables y beneficiosos. Si no nos adherimos a la nueva rutina, el peso no se perderá, por lo que además recuperaremos lo ya perdido. La predisposición individual a la obesidad va a acompañar a la persona durante toda su vida, por lo que el éxito va a depender de los hábitos de vida saludable que sepamos incorporar a nuestro día a día.

Estas técnicas no se realizan para que la persona pueda comer todo lo que quiera sin coger peso, sino que se persiguen unos cambios alimenticios y un estilo de vida saludable a largo plazo.

La ventaja fundamental es que la persona realizará un esfuerzo mucho menor que el que se lleva a cabo con una dieta tradicional: el hambre se reduce, por lo que podemos controlar mejor lo que comemos. Nos permite además realizar actividades físicas, implementándolas poco a poco a nuestra vida.

Todos estos nuevos hábitos, la mejora de las emociones respecto a la comida y la gestión de la relación con la misma es la clave del asesoramiento psicológico que el paciente debe llevar en los dos primeros años de tratamiento. La prioridad es romper con el efecto permanente que la persona tenía en su vida: pérdida de peso-recuperación-ganancia de peso.

El psicólogo tiene la oportunidad de ayudar al paciente a incorporar paulatinamente nuevos hábitos que harán posible estabilizar el peso y abandonar la obesidad. Se tratan sus orígenes, para también así evitar futuros errores.

El psicólogo marcará este punto de partida en el que el paciente andará un camino más confortable y sano.

Ángel Rull – Psicólogo.