Reducir el peso para aumentar la salud cardiovascular

Cuidar el peso no es sólo una razón de estética. Este fin de semana, concretamente el 14 de marzo, se celebraba el Día Europeo para la prevención del Riesgo Cardiovascular.

Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades cardiovasculares son un conjunto de patologías causantes de la primera causa de muerte en todo el mundo. Un dato preocupante que podría mejorar si siguiéramos unas pautas de vida saludables como dejar de fumar, controlar el colesterol y la hipertensión mediante una dieta equilibrada y mantener un peso saludable, entre otros factores.

Con respecto al sobrepeso y la obesidad, la Fundación Española del Corazón destaca que el tipo de obesidad que más riesgo supone para nuestro corazón es la denominada “obesidad abdominal o central”. Este tipo de obesidad es la que padecen 36,1 % de la población adulta española y se produce cuando la grasa del individuo se localiza principalmente en la zona abdominal.

Para determinar si un paciente posee este tipo de obesidad, el especialista realiza una medición de su cintura a la altura del ombligo. En el caso del varón el perímetro no debería superar los 102 centímetros, mientras que en la mujer la cifra no debe exceder los 88 centímetros. Estas cifras son las que recomienda la OMS aunque son unos parámetros orientativos que tendrá que valorar el especialista.

obesidad-abdominal

La obesidad de distribución abdominal supone un riesgo cardiovascular sobreañadido a la obesidad,  independientemente de la edad, en especial para hipertensión y diabetes.

Desde Obesidad López-Nava animamos a los pacientes con problemas de sobrepeso a ponerse en contacto con especialistas que les ayuden a reducir el sobrepeso al mismo tiempo que aumentan su salud cardiovascular.