Contestamos a las dudas sobre el método POSE

El POSE es un novedoso tratamiento que representa la opción quirúrgica menos invasiva y más segura para tratar la obesidad. La intervención se realiza por vía endoscópica, sin incisiones, y consiste en realizar una serie de pliegues en el fundus gástrico para reducir la capacidad del estómago.
Durante décadas los cirujanos han practicado diferentes cirugías abdominales para ayudar a las personas a perder peso. Este tipo de operaciones son muy efectivas, pero conllevan el riesgo asociado de una cirugía abierta o vía laparoscópica, por eso solo son prescritos en caso de obesidad extrema.

El método POSE, como es un procedimiento sin incisiones, ofrece importantes ventajas frente al resto de cirugías:

› Menos dolor

› Disminución del riesgo de infección

› Ausencia de cicatrices externas
› Recuperación más rápida
› Estancias hospitalarias más cortas o en régimen ambulatorio

¿En qué consiste el POSE (Cirugía Primaria Endoluminal de la Obesidad)?

Las herramientas quirúrgicas de última generación permiten a los cirujanos reducir la capacidad del estómago por vía oral; sin incisiones. El procedimiento, que se realiza por vía endoscópica, consiste en realizar pliegues en el estómago y suturarlos para reducir su tamaño. Así, la capacidad del estómago queda limitada y el paciente presenta una gran saciedad ingiriendo una pequeña cantidad de alimentos.
Aunque las suturas están preparadas para permanecer durante toda la vida en el estómago, el POSE es un procedimiento reversible. Es decir, si se estima necesario, es posible deshacer los pliegues y devolver el estómago a su estado original.

¿Cuánto dura la intervención?

Su duración suele ser de 50 minutos, se realiza bajo anestesia general y, como se trata de una intervención sencilla y considerada de bajo riesgo, el ingreso suele ser de tipo ambulatorio. Aunque será siempre el cirujano quien determine, dependiendo de cada caso, el tiempo de hospitalización necesario.

¿Cómo es la recuperación tras el POSE?

Como no hay incisiones ni heridas externas, el proceso de recuperación tras el POSE es muy rápido y poco doloroso. Por ejemplo, un paciente puede operarse un viernes y reincorporarse a su vida laboral el lunes, sin molestias y sin que nadie se percate de que se ha sometido al tratamiento.
Los días posteriores deberás seguir una dieta similar al régimen habitual que se prescribe tras una cirugía de la obesidad.

¿Cuándo está indicado el POSE?

El POSE está indicado para pacientes con un IMC >27.

Ventajas y resultados demostrados del método POSE