El método POSE permite la reducción del estómago sin incisiones ni cicatrices

Existen muchos tratamientos endoscópicos para combatir la obesidad y el sobrepeso pero uno de ellos, el método POSE, está obteniendo tan buenos resultados que ya se considera el tratamiento referencia en España. El método POSE permite la reducción del estómago sin incisiones ni cicatrices, por lo que se trata de la opción quirúrgica menos invasiva y más segura para tratar el sobrepeso y la obesidad. Gracias a esta novedosa técnica, la capacidad del estómago queda limitada por unos pliegues, con lo que el paciente muestra una mayor saciedad con una ingesta menor de alimentos. Las principales ventajas del método POSE son la reducción del estómago por vía oral sin incisiones ni cicatrices externas (a diferencia de lo que ocurre con la reducción de estómago tradicional, con cirugía abierta), el hecho de ser una intervención mínimamente invasiva gracias al endoscopio, la reducción del riesgo de infección y una recuperación más rápida y la reincorporación a la rutina habitual en menos 48 horas. Los resultados obtenidos hasta ahora en España, siempre que el paciente siga el programa de reeducación alimentaria y de estilo de vida proporcionado por un equipo multidisciplinar, son excelentes, ya que consiguen que el paciente mejore su calidad de vida y reduzca el riesgo de enfermedades relacionadas con la obesidad y el sobrepeso, como por ejemplo, la presión arterial alta, la diabetes tipo 2 o el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 

La reduccion de estomago sin incisiones , metodo POSE o cirugía POSE , se realiza por via oral mediante una simple endoscopia y consiste en realizar una serie de pliegues en el fundus gástrico para modificar el tamaño del estómago y reducir su capacidad, así como en el antro para enlentecer su vaciado. El objetivo es generar una sensación de saciedad constante para que el paciente se sienta satisfecho ingiriendo una pequeña cantidad de alimentos. La duración de la cirugía es de unos 40 minutos y se realiza bajo anestesia general. Como se trata de una intervención mínimamente invasiva, está considerada de bajo riesgo y el ingreso hospitalario suele ser de tipo ambulatorio o de tan solo 24 horas. Será siempre el cirujano quien determine, dependiendo de cada caso, el tiempo de hospitalización necesario. Como no hay incisiones ni heridas externas , el proceso de recuperación tras el metodo POSE o la cirugia POSE  es muy rápido y poco molesto. De hecho, un paciente puede operarse un viernes y reincorporarse a su rutina habitual el lunes.