Actividad Física

Mens sana in corpore sano

“Mens sana in corpore sano” es una frase muy utilizada y su significado parece tan sencillo que no nos paramos a reflexionar sobre él. La mente y el cuerpo están interconectados y no pueden existir el uno sin el otro. Todo lo que perjudica al cuerpo, perjudica también a la mente y viceversa, pero también se sabe que aquello que es beneficioso para el cuerpo, lo es para la mente.

El ejercicio físico de intensidad moderada realizado de manera habitual mejora el riego sanguíneo de nuestro cuerpo y con él la cantidad de oxígeno que llega a nuestras células, incluidas las del cerebro. Esta acción mejora los mecanismos cognitivos de nuestro cerebro haciendo que envejezca más tarde.

Otra consecuencia que se desprende de la realización de actividad física es la liberación de endorfinas, las cuales tienen el efecto de generar una sensación de placer y bienestar en el organismo, de hecho son llamadas las hormonas de la felicidad. Si además de tener una sensación de bienestar, ayudamos a nuestro cuerpo a perder peso, tendremos la combinación perfecta para que nuestra motivación sea máxima.

La importancia de realizar actividad física

Numerosos estudios avalan que las personas que no realizan ejercicio físico de manera habitual son más propensas a sufrir depresión,  fatiga, irritabilidad…

En el caso del paciente que quiere perder peso, el ejercicio no sólo ayudará a este objetivo, sino que le ayudará a conseguir este objetivo de una manera mucho más llevadera. Su cuerpo responde a su mente y si su mente envía señales positivas, la tarea es más interesante y lo más importante, evita abandonos en la lucha por la pérdida de peso.

El cuerpo humano ha sido diseñado para moverse y requiere por tanto realizar actividad física de forma regular para mantenerse funcional y evitar enfermar.

Ahora bien, ¿qué se entiende por actividad física? ¿qué beneficios conlleva realizarla? Se entiende por actividad física “todo movimiento corporal producido por los músculos y que requiere un gasto energético”. Es decir, necesitamos que nuestro cuerpo se mueva para que nuestros músculos generen gasto de calorías.

Como ya he explicado en anteriores textos, caminar es un buen ejercicio, ya que genera gasto energético y el impacto sobre nuestro cuerpo es mínimo.

Una vez entendido lo que significa moverse, veamos cuáles son sus beneficios.

Beneficios de realizar actividad física:
  • Disminuye el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiovasculares.
  • Previene y/o retrasa el desarrollo de hipertensión arterial, y disminuye los valores de tensión arterial en hipertensos.
  • Mejora el perfil de los lípidos en sangre (reduce los triglicéridos y aumenta el colesterol HDL o bueno).
  • Mejora la regulación de la glucemia (nivel de glucosa en sangre) y disminuye el riesgo de padecer diabetes no insulino dependiente.
  • Mejora la digestión y la regularidad del ritmo intestinal.
  • Incrementa la utilización de la grasa corporal y mejora el control del peso (sobre todo en ejercicio de intensidad moderada de al menos 40 minutos de duración).
  • Ayuda a mantener y mejorar la fuerza y la resistencia muscular, incrementando la capacidad funcional para realizar otras actividades físicas de la vida diaria.
  • Ayuda a mantener la estructura y función de las articulaciones. La actividad física de intensidad moderada, como la recomendada con el fin de obtener beneficios para la salud, no produce daño articular.
  • La actividad física y de forma especial aquella en la que se soporta peso, es esencial para el desarrollo normal del hueso durante la infancia y para alcanzar y mantener el pico de masa ósea en adultos jóvenes.
  • Ayuda a conciliar y mejorar la calidad del sueño.
  • Mejora la imagen personal y permite compartir una actividad con la familia y amigos.
  • Ayuda a liberar tensiones y mejora el manejo del estrés.
  • Ayuda a combatir y mejorar los síntomas de la ansiedad y la depresión, y aumenta el entusiasmo y el optimismo.
  • Disminuye la mortalidad tanto en adultos jóvenes como en los de mayor edad, siendo incluso menor en aquellos que tan sólo mantienen un nivel de actividad física moderado que en los menos activos o sedentarios.

Éstos son sólo algunos ejemplos de los beneficios de realizar actividad física, así que espero que te sirvan para comenzar o continuar con ella. No sólo lo notarás tú, sino que los que te rodean también lo harán. 

Mario Pérez Carretero – Asesor deportivo consulta Dr. López-Nava

¿Quieres recibir más información sobre nuestros tratamiento? Reserva ya tu consulta gratuita.

Pedir cita

Saber elegir la Actividad Física adecuada

Con bastante frecuencia nos encontramos la actividad física que comenzamos con el fin de perder peso o de ponernos en forma es interrumpida y dejamos de practicarla en pocas semanas o meses.

Lo más importante es saber que realizar ejercicio físico debe ser un hábito, igual que todos los días comemos, nos aseamos, vamos a trabajar, etc. Sólo con esa premisa podremos conocer realmente los beneficios del ejercicio y disfrutar de una actividad física rica en beneficios para nuestra salud. El objetivo que persigue este texto es proporcionarte una serie de claves para que cuando comiences a hacer ejercicio, no lo dejes.

A continuación, te detallo los aspectos más importantes que debes valorar antes de elegir una actividad física:

  •  MOTIVACIÓN: es básico que elijas la actividad que elijas, ésta sea una fuente de buenas sensaciones para ti. No practiques ningún ejercicio que suponga una obligación o que realices con desgana, ese será el mayor indicador de tu fracaso en el objetivo de crear el hábito de realizar ejercicio. La idea es “haz lo que te guste, pero hazlo”. 
  • PERSONALIZADO: valora con la ayuda de un especialista qué tipo de actividad se adapta mejora a tus características (sexo, edad, estado físico, lesiones, etc.). No todo el mundo puede realizar los mismos ejercicios y ese es un factor decisivo para no perder la motivación a la hora de practicar cualquier actividad física. 
  • HÁBITO: como te decía antes, incluir el ejercicio en tu rutina diaria es esencial para obtener los resultados deseados. Es importante sumar horas a la semana, al mes y al año, de esta manera verás resultados y tu motivación aumentará. 
  • METAS A MEDIO PLAZO: por norma general, los resultados que se derivan de la actividad física (sobre todo si llevas tiempo sin realizarla) no son inmediatos, necesitamos programar un calendario realista sobre qué resultados esperamos conseguir y en qué franja de tiempo. No debemos desanimarnos si no los conseguimos, puesto que a veces hay factores externos que nos han impedido hacerlo. 
  • DESCANSA: es bastante común escuchar a deportistas amateur que se han pegado una paliza y al día siguiente vuelven a hacerlo. Tan importante como el ejercicio es la recuperación y el descanso que le acompañan. Puede ser normal que el primer día de trabajo físico sea duro, pero más el siguiente. En este caso, descansa bien y trata de realizar una actividad más suave al día siguiente. De esta manera tu cuerpo se acostumbra y deja de doler

Cumple estas 5 claves y seguro que nos lo agradecerás. Perder peso debe ser un objetivo repleto de nuevos hábitos. La actividad física es uno de e∫llos y sólo con constancia y asesoramiento profesional obtendrás los mejores resultados. 

Mario Pérez Carretero Licenciado Ciencias Actividad Física y Deporte . INEF, Madrid.Diplomado Fisioterapia. UEM, Madrid.

Más Consejos Deportivos

¿Quieres recibir más información sobre nuestros tratamiento? Reserva ya tu consulta gratuita.

Pedir cita

Noticias relacionadas

Ver más articulos