Obesidad, Consejos Dr A. Jiménez

Ven a nuestra consulta de nutrición

Una vez más te animamos a que acudas a nuestra consulta de nutrición o que, si por motivos de distancia, no puedes visitarnos en el hospital te mantengas en contacto con el equipo a través de nuestro mail o por consulta telefónica. Si estamos más cerca de ti nos será mas fácil ayudarte a que consigas tu objetivo.

Existen muchos factores que condicionan la continuidad en un tratamiento de pérdida de peso, y por lo tanto, su éxito. Entre éstos los que más oigo en la consulta con mis pacientes son  la falta de tiempo, la distancia al hospital, los fracasos previos, la falta de apoyo o simplemente el hecho de no haber realizado la dieta correctamente una semana.

Desde aquí te animamos a que cuando no te veas con ganas de realizar la dieta o no puedas por otros motivos nos pidas ayuda y te impliques con más motivación en el tratamiento.

Abandonar el tratamiento de adelgazamiento en pleno proceso implica una menor pérdida de peso así como un fracaso en la reeducación alimentaria, que es el objetivo que nos interesa en última instancia.

Dr. Fernández Corbelle

Dr. Fernández Corbelle

Licenciado en Medicina y Cirugia por la Universidad Complutense de Madrid.

Dra. Inmaculada Bautista

Dra. Inmaculada Bautista

Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid

Recomendaciones

Desde el equipo de nutrición recomendamos:

  • Marcarse unos objetivos razonables, recordando que cada persona pierde peso a un ritmo que viene determinado por factores como la genética, el sexo o la edad. Estos objetivos no deben suponer un cambio radical en nuestra vida, para así evitar crearnos una aversión a la dieta. Por el mismo motivo, tampoco hay que crear una falsa expectativa en el objetivo marcado.
  • Seguir un plan de adelgazamiento que se adapte a tu estilo de vida, para lo cual es importante que hables de forma abierta con tu doctor en nutrición, que te enseñará a solucionar los problemas que se te presenten en tu día a día.
  • Realizar registros de alimentos ingeridos, para ser conscientes de lo que estás comiendo, mejorar la implicación, y fomentar el autocontrol.
  • Mantener un nivel óptimo de ejercicio diario, pero siempre adaptado a tus necesidades.

Es muy importante tener una relación sincera con tu doctor, y realizar visitas frecuentes en las consultas, que te ayudarán a seguir con ganas, aumentando tu motivación y resolviendo los posibles problemas cotidianos que vayan surgiendo.

Además recuerda que nuestro principal objetivo es la reeeducación alimentaria y el cambio de hábitos y esto es un objetivo a largo plazo que conlleva un trabajo y un esfuerzo por tu parte. Eso sí, siempre contando con nuestro apoyo.

Más información sobre nutrición y sobrepreso

Cuando pasamos días de excesos (celebraciones, festivos, etc.), retomar el ejercicio físico y recuperar los hábitos alimentarios están a menudo en la parte más difícil de nuestros propósitos para el nuevo año.

Se calcula que en estas comidas de excesos consumimos las calorías equivalentes a unos tres días, lo que se traduce en un aumento de peso que oscila entre los 2 y los 4 kilos por persona si no hemos realizado la dieta de compensación tras el día del exceso. Cuanto antes nos pongamos manos a la obra antes recuperamos nuestro peso o continuaremos con nuestro proceso de adelgazamiento.

Desde el departamento de nutrición seguimos trabajando en este propósito y hoy os presentamos los consejos para afrontar la dieta después de las fiestas.

  • Si lo que pretendes es perder unos kilos, desintoxicarte o simplemente recuperar una dieta sana y equilibrada, lo mejor es alejarte de dietas y productos milagro que lo único que creerán en tu dieta y en tu organismo es más desorden y desequilibrio. Acude regularmente a las consultas y planifica la dieta que más se ajusta a tus necesidades con tu nutricionista.
  • Retoma el ejercicio físico, muévete, camina, corre, nada, monta en bicicleta, sube escaleras, mantente activo.
  • Come más pescado, más digestivo y poco calórico y detoxificante. Si no te gusta, elige pavo, pollo o aves antes que embutidos, cerdo o cordero, más indigestos y con más toxinas.
  • Come más verduras y frutas ricas en vitaminas y minerales y saciantes.
  • Cena ligera a base de caldos y alimentos “blancos”. No hagas cenas copiosas, cuida tu estómago y no te vayas a la cama inmediatamente después de cenar. Deja pasar al menos dos horas y no abuses del hidrato de carbono a estas horas.
  • Toma infusiones. Purifican, limpian y ayudan a hacer la digestión: tila, manzanilla, diente de león, poleo, menta o anís (combate las flatulencias).Bebe mucha agua. Tu organismo y tu piel necesitan hidratarse desde dentro para estar en perfecto estado. Intenta sustituir el café (que aumenta la deshidratación) por infusiones.En la consulta estableceremos el plan de alimentación que has de seguir en estos próximos meses. Te esperamos.

Cuando llega la primavera

Cuando llega la primavera y se prolongan las horas de luz en nuestro organismo se producen una serie de cambios que nos alteran. Lo mas frecuente es que nos sintamos más sanos, dinámicos, optimistas o que nos suceda todo lo contrario con la aparicion de la astenia primaveral que se traduce en un cansancio y debilidad fisica.
Nuestra dieta ha de adaptarse a estos procesos que controlan los cambios hormonales con el paso de las estaciones. Despues del frio invierno tenemos que prepararnos para las epocas de calor y lo mejor para ayudar a nuestro organismo es depurarnos para facilitar esta regeneracion. La alimentacion es muy importante en este aspecto ya que necesitamos cambiar la dieta para ayudarle a la renovacion

Nutrirse con productos frescos es fundamental en cualquier época del año, pero en estos meses además puede ser delicioso y de gran ayuda en nuestra renovación. Verduras, frutas, pescados están en su mejor momento.

El desayuno ha de ser consistente y energetico. Añadir el consumo de una fruta fresca como las fresas, ricas en vitamina C, sirve para compensar parte de las necesidades vitamínicas que se han visto aumentadas.

Las comidas, a ser posibles muy verdes. Comenzar cada comida con una ensalada variada es una buena elección. Continuarla con verduras frescas  hará que los alimentos proteicos (carnes, pescados o huevos) sean el mejor complemento. Terminar o comenzar las comidas con una ración de frutas es todo un acierto.

Las cenas mejor ligeras y tempranas Las cenas pueden ser más ligeras que en invierno, pues se necesitan menos calorías ya que las noches no son tan frías. Se deben tomar al menos dos horas antes de acostarse para que la digestión no interfiera con el sueño, y éste pueda ser reparador. Una cena a base de un caldo vegetal o un puré clarito o gazpacho, una ensalada completa constituye una alternativa saludable para varios días.

Mantener el cuerpo bien hidratado es fundamental para contribuir al buen desarrollo de las distintas funciones orgánicas. De esta manera, se favorece la función renal e intestinal y el organismo no se sobrecarga de sustancias de desecho y nos ayuda a depurarnos. Tener una botella de agua en un lugar fresco y bien visible es la mejor forma de obligarse a tomar la cantidad de agua necesaria. Esto se puede complementar con infusiones, zumos y jugos de hortalizas y frutas.
Entre horas se puede optar por tomar alimentos de mayor densidad en vitaminas y minerales: frutas diversas, jugos de hortalizas o de frutas, frutos secos, macedonia de frutas y yogur, batidos de fruta y leche a ser posibles desnatados para rebajar las calorias
Dra. Inmaculada Bautista

¿Quieres recibir más información sobre nuestros tratamiento? Reserva ya tu consulta gratuita.

Pedir cita

Noticias relacionadas

Ver más articulos