Gontrand López-Nava utiliza por primera vez en la Comunidad de Madrid la cápsula endoscópica.

El Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro, encabezado por el Dr. Gontrand López-Nava, ha utilizado, por primera vez en la Comunidad de Madrid, la cápsula endoscopica.
Este dispositivo de reducidas dimensiones que, mediante su ingestión, permite la obtención de imágenes y video de distintos segmentos del tubo digestivo, y evita al Paciente intervenciones incómodas y dolorosas- para reconocimiento del colon.

Hasta ahora, el equipo dirigido por el Dr. López-Nava venía utilizando esta técnica únicamente en el intestino delgado, algo que se practica en pocos centros de España, por lo que su aplicación para reconocimiento del colon supone otra importante apuesta del Grupo Hospital de Madrid (HM), encabezado por el Dr. Juan Abarca Campal, por disponer de las más avanzadas tecnologías dentro de su arsenal diagnóstico.

El Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro podrá utilizar la cápsula endoscópica de colon para situaciones de despistaje (cribado) de cáncer de colon en personas sanas; en pacientes en los que no se puede realizar una colonoscopia, por la morfología de su colon o por poseer divertículos -pequeñas protuberancias con forma de saco que pueden formarse en cualquier porción del tracto gastrointestinal-, y en aquellos cuyo intestino es susceptible de ser perforado.

‘La paciente intervenida en el Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro tenía una importante estenosis intestinal (estrechamiento patológico de este conducto), por lo que no se podía realizar una colonoscopia rutinaria’, apunta el Dr. López-Nava. A este respecto, ‘las imágenes captadas por las videocámaras nos han permitido determinar la naturaleza de dicha estenosis, descartándose el origen tumoral’, añade.

La cápsula de colon constituye el último desarrollo de esta técnica endoscópica, iniciada en 2001 para intestino delgado, y continuada en 2005 para esófago. Además, existe una cuarta cápsula autodegradable que tiene por objeto la búsqueda de estenosis intestinales. ‘La calidad de imagen y la precisión diagnóstica de todas ellas es bastante buena’, señala el Dr. López-Nava.

El tamaño aproximado de la cápsula de colon utilizada en la intervención se acerca a los 26×11 milímetros, muy similar a la de un medicamento. Esta tecnología incorpora dos videocámaras con iluminación que captan dos imágenes por segundo (cada una de ellas), y son emitidas por radiofrecuencia a un grabador que lleva incorporado el propio paciente. En el intestino delgado, la cápsula sólo cuenta con una cámara debido a la morfología de este segmento.