Perder peso gracias al balón gástrico

España es, junto con Italia, un líder mundial en la aplicación de este procedimiento, que no requiere ni cirugía ni anestesia general

Quizás sea porque España ocupa el dudoso primer puesto en la lista de países con más obesidad infantil. O porque casi uno de cada dos adultos presenta sobrepeso. El caso es que nuestro país lidera el tratamiento con balón intragástrico para perder kilos. Según un estudio presentado por los doctores Gontrand López-Nava, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Universitario Madrid Sanchinarro y Alfredo Genco, profesor de Cirugía de la Universidad La Sapienza (Italia), esta técnica aumenta un 40% la pérdida de peso de las personas obesas que están a dieta.

«Es una buena alternativa para casi todos, también para los niños. Si la dieta no funciona, es la única herramienta con la que contamos para la obesidad infantil y permite prevenir que el chico llegue a ser un obeso mórbido», explica el doctor López-Nava, quien aclara que «en el caso de los niños estudiamos mucho la situación individual de cada uno. No hay protocolos fijos». En los adultos, un trabajo con 260 pacientes muestra que aquellos que tenían el balón intragástrico y seguían una dieta equilibrada perdieron casi seis puntos de índice de masa corporal (IMC) en seis meses, mientras que quienes siguieron sólo la dieta perdieron tres puntos. «Con la dieta, los pacientes pueden llegar a perder en este periodo entre cinco y siete kilos, mientras que con el balón gástrico la pérdida puede llegar a los 20-25 kilos», señala Alfredo Genco. Además de reducir peso, los especialistas explican que el balón gástrico contribuye a disminuir las patologías asociadas a la obesidad, como la hipertensión.